Ir al contenido principal

Día 1, Agredeciendo a Ruru #1 #sinningunaduda #ruru

Sin duda de las cosas más importantes, si no la más importante que agradezco de este año ha sido mi Ruru. Su llegada al mundo, fue mágica, me ayudó a sanar. Fue un parto rápido, amoroso, respetado, gozado.
Agradezco su venida al mundo, agradezco la salud con la que llegó, agredezco haber tenido a Iña apoyándome, agradezco que fuese un parto atendido por una matrona, sin medicación ni analgesia, en la silla de partos, dejando hacer a mi cuerpo, sintiendo todo su poder, toda su sabiduría. Agradezco haberla recogido yo misma de entre mis piernas y haberla llevado a mi regazo. Agradezco que Iña cortase el cordón umbilical y que la matrona en todo momento, nos escuchase y dejase el espacio y protagonismo qe merecíamos. Agradezco haber alumbrado la placenta de forma espontanea, y que no me pusieran via. Agradezco que Ruru se agarrase al pecho y cada una de las veces que desde entonces ha estado sobre él.
Agradezco ver la placenta, esa galleta gigante que durante 6 meses dió alimento a ruru. Esa bella galleta de sangre y vida. Esa que fotografiamos para que Ruru alguna vez la vea.
Agradezco mucho, ese parto. Que ayudó a cerrar heridas profundas. Del parto anterior y de alguna forma, de mi propio nacimiento.
Te agradezco Ruru, por venir y por hacernos sentir tanta felicidad.
Eskerrikasko Ruru, tu llegada ha sido sin duda, lo mejor o de lo mejor de este año.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Porteando con la L

Pues, parece que se va acercando la primavera...y que la luna ya va menguando con la promesa de una nueva luna nueva, que nos dé energia, que nos ayude con nuestros nuevos propósitos y a salir de nuestra cueva....
Llevo un tiempo muy anciana, o muy necesitada de ella. El cuerpo me pide descanso, la mente me pide descanso y yo misma he aceptado que lo necesito. Así que este finde, relax total, sin planes, sin compromisos, sin nada....
Bueno, sin nada no... Hoy ha aparecido un nuevo "reto" en mi vida. Ya sabéis que desde que estaba embarazada de Croco, allá por el pleistoceno, me compré un fular, y que desde bien pequeñito busqué la forma de sentirlo cerquita, de llevarlo conmigo fuera y dentro de  mi corazón (me ha quedado un poco cursi, jijiji, pero es que a veces también soy así ;) ). Pero no ha sido hasta el embarazo de Ruru, que me he "anganchado" al mundo fularil. He descubierto tooodo un mundo más allá de las mochilas, la doble cruz envuelta, los rebozos impro…

Otra vuelta de espiral, otro vuelta de serpiente :)

Y casi casi ya terminan mis 33 años en la tierra. En un mes, será un añito más vieja, un añito más vivida.

Como en los últimos años me ha costado lo de hacer la valoración del año y fijar mis deseos/expectativas y anhelos para el que empieza, he pensado que este año, voy a tratar de dedicar estos últimos días a reflexionar sobre lo que este año me ha traido, que me llevo de él, que quiero dejar atras y que le pido al nuevo.
Ya sabéis que también estoy en fase de reivindicarme imperfecta, así que este "reto" no será más que un ejercicio. No voy a "obligarme" a que cuadre con el mes que queda, puede que sean menos o más las entradas, que todas vayan acompañadas de un post, o solo una actualización de FB, o una foto en IG o alo en todas. Me lo planteo, como algo sin forma, como lo que vaya surgiendo, pero aprovechando la recta final de esta espiral, para respirar, agradecer, soñar y disfrutar.



¿ Y quién dijo que Congo estaba en África?

Aunque por la foto pareciera que ya estuve, la verdad es que en menos de tres semanas, por primera vez entraré a formar parte de ese grupo de personas que llevan África en su corazón.
Ya me lo decía una amiga, cuidado, África engancha.  Y poco a poco los días están en cuenta regresiva, y poco a poco, voy tachando los días en los que subirme a un avión rumbo a uno de los países de los que más se habla, se lee o se escribe cuando se habla de conflicto. Y dentro de poco, podré aprender de lo que están construyendo allí, de cómo la gente se organiza para responder a sus necesidades, de los retos que supone ser agrícola, ser rural, ser mujer, ser del país con el dudoso record de ocupar la última posición en el índice de desarrollo humano, de ser del Congo.  Cuando digo que voy al Congo, la primera pregunta que me hacen es si voy a los campos, si es seguro... Tan cegadas estamos de lo que los medios nos dicen que es imposible pensar en la gente como agente de cambio, que es imposible salir…