Ir al contenido principal

Croco - Te doy una canción

Empieza la gran canción del gran Silvio Rodriguez diciendo que gasta papeles recordando, y que le hace hablar en el silencio, como no se le quita, de las ganas, aunque nadie le vea nunca con él, y como pasa el tiempo, que de pronto son años....
Y esto es lo que se me viene a la cabeza... Yo para mi también de pronto son años, DOS.
Y me viene a la cabeza pensar en cómo me gustaría saber componer lo que siento en una canción,
Cómo, poder poner en palabras mis sentimientos más profundos,
Cómo me gustaría que en el blog se pudieran transmitir las miradas, los olores, las sensaciones y las emociones.
Cómo me gustaría poder transmitir la inmensa felicidad que me hace estar con mi croco, celebrarle su segundo año de vida, poder mirar atrás y adelante con tanto amor y sobre todo con tanta gratitud.
Mirar lo que hemos disfrutado, lo aprendido junto a él, y lo que me queda.
Al pensar en estos dos años, solo puedo pensar en lo mejor persona que me siento, siento que estar junto a ti, mi croco, me hace querer superarme a mi misma cada día, devoro libros, devoro en el autoconocimiento, para ofrecerte mi mejor versión y para devolverte el mundo un poquito mejor de lo que me lo prestaste.
Hemos celebrado dos años de lactancia materna. Hemos conseguido ese hito que nos habíamos marcado, para mi era importante apostar por esta opción, y la verdad sea dicha, ha sido más fácil de lo que creía, y disfrutamos tanto que ahora, pasando estos dos primeros años, quiero seguir cada día con este canal que nos une tanto.Y sigo sintiendo gratitud por las personas, o las organizaciones que me han ayudado en este camino.
Y hablando de caminos, no puedo evitar pensar en que ya caminas, comes, cantas y bailas, casi tienes hasta la dentadura completa, me cuentas cosas, ¡te has hecho tan grande! y en mi se entremezcla la sensación de orgullo y la pena... aiiii, que difícil es dejar ir y crecer... que difícil trabajar para que seas independiente, autosuficiente, dejarte caer y cometer tus propios errores y no hacerte cometer los míos.
Ya han pasado dos años, pero aún recuerdo la primera vez que te vi, que sentí tu respiración, el tacto de tu piel y tu mirada envuelta en el verde de la tela de hospital. Recuerdo el olor a entrañas, te recuerdo buscando mi teta y ahora, dos años después te sigo teniendo en ella, y te sigo oliendo y te sig mirando con la misma ternura y con el mismo asombro por el regalo que es la vida y por la magia de poder haberte tenido, dentro y fuera de mí...
En este tiempo, hemos pasado de interpretar aquello que necesitas (mediante tus gestos, quejidos, muecas o movimientos) a oírlo mediante esas palabras que dices y que te hacen saberte dueño de tus palabras y de tus silencios.
Te veo feliz, corriendo por la vida, sin temor, sin miedos, confiando en que todo aquello que necesitas te será dado. Y me siento plena, porque yo también me he encontrado en ti, todo adquiere otro matiz, dos años no son nada en una vida, pero han marcado un hito en nuestro entorno, dos años no son nada si los comparamos con todos los que nos quedan para seguir aprendiendo juntos....
Zorionak Croco, maite zaitugu :)

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Porteando con la L

Pues, parece que se va acercando la primavera...y que la luna ya va menguando con la promesa de una nueva luna nueva, que nos dé energia, que nos ayude con nuestros nuevos propósitos y a salir de nuestra cueva....
Llevo un tiempo muy anciana, o muy necesitada de ella. El cuerpo me pide descanso, la mente me pide descanso y yo misma he aceptado que lo necesito. Así que este finde, relax total, sin planes, sin compromisos, sin nada....
Bueno, sin nada no... Hoy ha aparecido un nuevo "reto" en mi vida. Ya sabéis que desde que estaba embarazada de Croco, allá por el pleistoceno, me compré un fular, y que desde bien pequeñito busqué la forma de sentirlo cerquita, de llevarlo conmigo fuera y dentro de  mi corazón (me ha quedado un poco cursi, jijiji, pero es que a veces también soy así ;) ). Pero no ha sido hasta el embarazo de Ruru, que me he "anganchado" al mundo fularil. He descubierto tooodo un mundo más allá de las mochilas, la doble cruz envuelta, los rebozos impro…

Otra vuelta de espiral, otro vuelta de serpiente :)

Y casi casi ya terminan mis 33 años en la tierra. En un mes, será un añito más vieja, un añito más vivida.

Como en los últimos años me ha costado lo de hacer la valoración del año y fijar mis deseos/expectativas y anhelos para el que empieza, he pensado que este año, voy a tratar de dedicar estos últimos días a reflexionar sobre lo que este año me ha traido, que me llevo de él, que quiero dejar atras y que le pido al nuevo.
Ya sabéis que también estoy en fase de reivindicarme imperfecta, así que este "reto" no será más que un ejercicio. No voy a "obligarme" a que cuadre con el mes que queda, puede que sean menos o más las entradas, que todas vayan acompañadas de un post, o solo una actualización de FB, o una foto en IG o alo en todas. Me lo planteo, como algo sin forma, como lo que vaya surgiendo, pero aprovechando la recta final de esta espiral, para respirar, agradecer, soñar y disfrutar.



Mi nueva adicción :)

Pues, si, si algo me "seguis" por las redes sociales, habréis visto que tengo un nuevo vicio, una nueva "adicción" quizás la única que me hace salirme de mi espacio más austero y me convierte un poco más "normal"y "friki" a la vez.
Y si, son los fulares/rebozos o lo relacionado con el porteo.
Siendo un poco realista, no creo que este afán mio con los fulares o trozos de tela sea algo del todo nuevo, ya que mi "obsesión" por pañuelos, telas, rebozos o paliacates viene de antaño. No hay más que buscar por casa, el palestino que me trajeron de Palestina en los 90, el rebozo y paliacate mexicano de los 2000 o los paños africanos de la década de los 2010. De hecho, lo primero que compré, casi lo único que compré, para Kroko fue un fular elástico (morado, claro está)
Pero tengo que admitir, que desde que me quedé embarazada de Ruru, esto ha ido en aumento, y hará hace un año que compré dos fulares a una mama alemana. Desde entonces, han veni…