Ir al contenido principal

Con las pilas cargadas

Esta semana he asistido a un curso de formación de formadoras en Consumo Consciente y Transformador en el CENEAM en Segovia de la mano del CRIC y de Altekio.
La verdad es que ha sido una experiencia muy rica, e intensa, gracias a las personas ponentes y al grupo de 22 participantes que nos reunimos con las ganas de aprender más para desempeñar mejor y con mayor alcance nuestra labor.
Los debates, los enfoques, y la necesidad de autoconocimiento para poder seguir con nuestro día a día han marcado el ritmo, ágil e intenso a la vez, durante la semana que ha durado el curso.
Hemos podido compartir sobre el marco teórico sobre lo que entendemos por consumo, pero también de lo que entendemos por comunicación, participación o educación, sobre cómo entendemos los grupos con los que construimos conocimiento y sobre ese otro mundo que soñamos, sobre conceptos como transformación social o democracia.
Ha habido muchos ratos de encuentro, espacios para conocer iniciativas muy interesantes de autogestión ciudadana en temas que van desde la alimentación, a la ropa, a la vivienda o las formas de crianza. El consumo abarca tanto de nuestras vidas y tantas esferas de consumo tienen a su vez esferas de participación autogestionada que dan respuesta a un modelo que no nos satisface y se propone mediante la acción nuevas medidas y modelos de consumo y vida.
Hemos experimentado, vivido, reído y llorado. Hemos trabajado nuestra individualidad y nuestra parte social viéndonos como seres integrales que somos.
Y a la salida estaba mi croco y no podía dejar de pensar en que con gente como esta, el mundo en el que le tocará vivir se parecerá un poquito más a ese con el que soñamos.....
¿y tú, con qué mundo sueñas?


Comentarios

Entradas más populares de este blog

Porteando con la L

Pues, parece que se va acercando la primavera...y que la luna ya va menguando con la promesa de una nueva luna nueva, que nos dé energia, que nos ayude con nuestros nuevos propósitos y a salir de nuestra cueva....
Llevo un tiempo muy anciana, o muy necesitada de ella. El cuerpo me pide descanso, la mente me pide descanso y yo misma he aceptado que lo necesito. Así que este finde, relax total, sin planes, sin compromisos, sin nada....
Bueno, sin nada no... Hoy ha aparecido un nuevo "reto" en mi vida. Ya sabéis que desde que estaba embarazada de Croco, allá por el pleistoceno, me compré un fular, y que desde bien pequeñito busqué la forma de sentirlo cerquita, de llevarlo conmigo fuera y dentro de  mi corazón (me ha quedado un poco cursi, jijiji, pero es que a veces también soy así ;) ). Pero no ha sido hasta el embarazo de Ruru, que me he "anganchado" al mundo fularil. He descubierto tooodo un mundo más allá de las mochilas, la doble cruz envuelta, los rebozos impro…

Otra vuelta de espiral, otro vuelta de serpiente :)

Y casi casi ya terminan mis 33 años en la tierra. En un mes, será un añito más vieja, un añito más vivida.

Como en los últimos años me ha costado lo de hacer la valoración del año y fijar mis deseos/expectativas y anhelos para el que empieza, he pensado que este año, voy a tratar de dedicar estos últimos días a reflexionar sobre lo que este año me ha traido, que me llevo de él, que quiero dejar atras y que le pido al nuevo.
Ya sabéis que también estoy en fase de reivindicarme imperfecta, así que este "reto" no será más que un ejercicio. No voy a "obligarme" a que cuadre con el mes que queda, puede que sean menos o más las entradas, que todas vayan acompañadas de un post, o solo una actualización de FB, o una foto en IG o alo en todas. Me lo planteo, como algo sin forma, como lo que vaya surgiendo, pero aprovechando la recta final de esta espiral, para respirar, agradecer, soñar y disfrutar.



Mi nueva adicción :)

Pues, si, si algo me "seguis" por las redes sociales, habréis visto que tengo un nuevo vicio, una nueva "adicción" quizás la única que me hace salirme de mi espacio más austero y me convierte un poco más "normal"y "friki" a la vez.
Y si, son los fulares/rebozos o lo relacionado con el porteo.
Siendo un poco realista, no creo que este afán mio con los fulares o trozos de tela sea algo del todo nuevo, ya que mi "obsesión" por pañuelos, telas, rebozos o paliacates viene de antaño. No hay más que buscar por casa, el palestino que me trajeron de Palestina en los 90, el rebozo y paliacate mexicano de los 2000 o los paños africanos de la década de los 2010. De hecho, lo primero que compré, casi lo único que compré, para Kroko fue un fular elástico (morado, claro está)
Pero tengo que admitir, que desde que me quedé embarazada de Ruru, esto ha ido en aumento, y hará hace un año que compré dos fulares a una mama alemana. Desde entonces, han veni…