Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de mayo, 2013

Ponerle nombre a los sentimientos

Desde el jueves y hasta el sábado decla semana pasada, tuve la posibilidad de aprender y ahondar en experiencias de acompañamiento y de inteligencia emocional, de herramientas para el discernimiento y para vivir una vida plena.
Al llegar a casa, seguí con mi Croco. Pensé en lo bonito que es poder acompañar a alguien en que su camino sea pleno, en que su vida tenga un sentido, poder sentirse cada día viva!
En este blog he escrito mucho sobre mis sentimientos, de manera clara y concisa a veces, otras, dejando sin más que la herida sangre y que con ello se limpie y cicatrice. Hablábamos de lo importante de escribirlos, los sentimientos pues, y así he vuelto a descubrir el bien que me hace este espacio.
Y poniéndole nombre a  los sentimientos me he dado cuenta de que las cosas que a veces hago por intuición casan en lugares más teóricos. que hablar con el Croco cuando llora y no decirle que no pasa nada, sino que eso que siente se llama enfado y que pasará, le ayuda. Y eso me hace sentir …

Aprender a saltar

Veo a mi Croco con la ganas locas que tiene de aprender a saltar y no puedo más que acordarme de las veces que siento que tengo que saltar sin red, y no puedo dejar de ver las diferencias en las motivaciones. A Croco, creo que le va a dar una inmensa felicidad el hecho de poder levantar los pies de la tierra por primera vez sin nuestra ayuda, que se va a sentir volando. O quizás no. Pero de momento lo está disfrutando, está tratando de despegar su piececitos del suelo, una y otra vez, una y otra vez.  Y yo, lo miro, y deseo con todas mis fuerzas estar con él, ver su cara cuando por fin lo consiga, ver esa emoción de saberse capaz, de haber conseguido lo que con tanto ahínco ha tratado y por fin ha conseguido.  Y por el contrario, me doy cuenta de lo que me cuesta a mi saltar. En sentido figurado claro.  Lo que me cuesta saltar al vacío  sin sentir que tengo las herramientas suficientes para sobrevivir al golpe. Imagino que es fruto de las vece que me he caído, o del miedo a que no con…

2º de mayo

Tras la manifestación de ayer, dos pensamientos vienen a mi cabeza, un año más, había muchos niños y niñas en ella, muchas. Al terminar también se reflejó esa idea, de hacerlo por quienes estamos ahora, pero también por quienes vendrán,
Es una idea que a mi me gusta, la de trabajar desde la responsabilidad y la consciencia de intrascendencia de nuestro cuerpo y vida, y desde la trascendencia del mundo después de una.
Ya lo decía hace tiempo un escritor euskaldun, ni hilgo naiz eta edertasunak munduak jarraituko du (yo me moriré y la belleza quedará en el mundo), esa idea que desde la ecología se traduce en que la tierra no es algo que dejamos a quienes vienen, sino un préstamo que las generaciones futuras nos hacen.
Creo que pensar en esa clave y actuar así, nos ayudaría a crear ese otro mundo posible que anhelamos.
Ver a tantos Cocodrilos jugar mientras se leía el manifiesto, mientras sonaba la internacional y mientras se decía con Bertsos los sentimientos de las personas que allá es…