Ir al contenido principal

La princesa en el ordenador

Érase una vez, en un mundo donde la globalización financiera imperante y el dinero reinaban por encima de todo, donde los derechos se regalaban en los mercados negros y la población dejaba de comer para que los autos tuvieran granos como alimentos que vivía una joven con ganas de cambiar.

Tenía ganas de cambiar ella misma para poder así generar cambios en el mundo que la rodeará, quería escuchar las canciones de Víctor Jara y sentirlas obsoletas, quería poder leer la historia de la clase obrera y que nada le resultase parecido, quería dejar atrás la miseria, la frustración y la desesperanza, quería soñar con la libertad y amanecer con un mundo de respeto.... Quería, lo deseaba tanto....

Y un día de lluvia, o de sol (van a disculpar mi mala memoria) la princesa se reveló y dijo que estaba harta de ver pasar la vida, de ver que las cosas cambiaban para que todo siguiese justamente como estaba, que estaba harta de los muertos de la indeferencia, del olvido, de la violencia de la que nadie habla, de la violencia del poder, del sistema, de la riqueza mal distribuida....

Y gritó y gritó en lo alto del monte....

De pronto algo la sorprendió, una gran mariposa azul voló a su lado. Le joven la miró sintiendo la unidad de todo el universo en aquel mismo instante, entendiendo todas las religiones politeístas y el robo de las monoteístas de la unidad... y sintió la luz....De pronto la mariposa se posó en su hombro y le susurro al oído, le susurró los mismos sueños que ella tenía, le susurró que existía gente que también estaba a dar el paso, le susurró que las cosas pueden cambiar para que ya nada fuese como era....

Feliz regreso a su casa pero casi nadie la creyó, casi nadie daba crédito a lo que decía y ella quería creerlo, necesitaba creerlo y salió a buscar a esa mariposa que tanto la había ayudado...

Llegó a lo alto del monte y no encontró la mariposa. La buscó. La volvió a buscar y la siguió buscando, pero ni modo, había ido a susurrar al oído de más personas, de más soñadoras princesas la posibilidad y la existencia de ese mundo que soñaban.

La princesa se decidió, dejó todo lo conocido y se dispuso a buscar ese camino, ese que solo se hace al caminar, al equivocarse, al caerse y al que parece agotado, pero en el cual se sabe que se va hacía adelante.En el camino descubrió una puerta, una que con rótulos de oro decía ser el camino y se dejó llevar.

Entró y la princesa quedó atrapada en una pantalla del ordenador, sin poder salir, sin poder seguir soñando, en una realidad que no la dejaba ser.

El maleficio solo se rompía cuándo la mariposa guiaba a su compañero, su amante, su amigo hacía ella. Lo malo es que estas visitas, estos momentos en los que traspasaban la pantalla del ordenador solo comprendían del tiempo que el sistema del tiempo y dinero permitían. Pero esos días robados eran tan sabrosos....

Pero un día la joven princesa se armó de valor y gritó, gritó y gritó hasta que quebró el vidrio que la tenía presa. Y en el momento de caer la muralla, allá estaba su mariposa azul, guiándole y felicitándole por el camino recorrido y por el camino nuevo que se abría ante ella por recorrer.

Comentarios

Iñaki dijo…
Eso eso princesita corre corre pero que los caminos lleve a buen puerto ¿el de Elantxobe quiza? jajaja Paaa
Pitikipiripi dijo…
jeje grasiosito.....
Anónimo dijo…
HUY MI PRINTZESA, CUANTO LIOOOOOOOO, ANIMO MAITIA
Pitikipiripi dijo…
lio?
a mi me parece esclarecedor!

Entradas más populares de este blog

Porteando con la L

Pues, parece que se va acercando la primavera...y que la luna ya va menguando con la promesa de una nueva luna nueva, que nos dé energia, que nos ayude con nuestros nuevos propósitos y a salir de nuestra cueva....
Llevo un tiempo muy anciana, o muy necesitada de ella. El cuerpo me pide descanso, la mente me pide descanso y yo misma he aceptado que lo necesito. Así que este finde, relax total, sin planes, sin compromisos, sin nada....
Bueno, sin nada no... Hoy ha aparecido un nuevo "reto" en mi vida. Ya sabéis que desde que estaba embarazada de Croco, allá por el pleistoceno, me compré un fular, y que desde bien pequeñito busqué la forma de sentirlo cerquita, de llevarlo conmigo fuera y dentro de  mi corazón (me ha quedado un poco cursi, jijiji, pero es que a veces también soy así ;) ). Pero no ha sido hasta el embarazo de Ruru, que me he "anganchado" al mundo fularil. He descubierto tooodo un mundo más allá de las mochilas, la doble cruz envuelta, los rebozos impro…

Otra vuelta de espiral, otro vuelta de serpiente :)

Y casi casi ya terminan mis 33 años en la tierra. En un mes, será un añito más vieja, un añito más vivida.

Como en los últimos años me ha costado lo de hacer la valoración del año y fijar mis deseos/expectativas y anhelos para el que empieza, he pensado que este año, voy a tratar de dedicar estos últimos días a reflexionar sobre lo que este año me ha traido, que me llevo de él, que quiero dejar atras y que le pido al nuevo.
Ya sabéis que también estoy en fase de reivindicarme imperfecta, así que este "reto" no será más que un ejercicio. No voy a "obligarme" a que cuadre con el mes que queda, puede que sean menos o más las entradas, que todas vayan acompañadas de un post, o solo una actualización de FB, o una foto en IG o alo en todas. Me lo planteo, como algo sin forma, como lo que vaya surgiendo, pero aprovechando la recta final de esta espiral, para respirar, agradecer, soñar y disfrutar.



Mi nueva adicción :)

Pues, si, si algo me "seguis" por las redes sociales, habréis visto que tengo un nuevo vicio, una nueva "adicción" quizás la única que me hace salirme de mi espacio más austero y me convierte un poco más "normal"y "friki" a la vez.
Y si, son los fulares/rebozos o lo relacionado con el porteo.
Siendo un poco realista, no creo que este afán mio con los fulares o trozos de tela sea algo del todo nuevo, ya que mi "obsesión" por pañuelos, telas, rebozos o paliacates viene de antaño. No hay más que buscar por casa, el palestino que me trajeron de Palestina en los 90, el rebozo y paliacate mexicano de los 2000 o los paños africanos de la década de los 2010. De hecho, lo primero que compré, casi lo único que compré, para Kroko fue un fular elástico (morado, claro está)
Pero tengo que admitir, que desde que me quedé embarazada de Ruru, esto ha ido en aumento, y hará hace un año que compré dos fulares a una mama alemana. Desde entonces, han veni…