Ir al contenido principal

Tiempo

Cuando a una le da por reflexionar, por ponerse a mirar atrás se da cuenta de lo efímero del tiempo, de la incertidumbre, de los pasos que damos hacía nuestro fin...

Pero no lo digo a modo de temor o de manera negativa, sino de lo que le vamos poniendo a la vida, de las experiencias que nos hacen crecer, de los sueños cumplidos y de las promesas quebradas, de las sonrisas y lágrimas vertidas, pero sin duda de la volatilidad de la vida, de las sorpresas que nos da a cada rato, de lo incierto y lo lindo de vivir, de soñar, de caminar por este caminito que nos lleva a la muerte....

Hace un año, comencé una relación con una personas que está a mi lado aún a pesar de los 10.000 km (¿serán más?) que están cubriendo el atlántico y parte del istmo centro américano, y cuando pienso en mi vida anterior, en la que vivía en otro continente, me parece eso, una vida anterior, una reencarnación previa a la presente.

Sólo haciendo un balance rápido de la situación, ¿quién me lo iba a decir? he cambiado de continente, he dejado el mundo laboral retribuido por una beca, una ONG por un organismo internacional, una vida en la familia y en la ciudad que me vio nacer, por una vida con una compañera en una capital de país, de vivir en un piso a vivir en una casa con jardín, de soñar con venir acá con soñar en las vacaciones que pasaré allá...

En este tiempo también he caminado más de lo que creía en una noche, he volado como una pájaro aprovechando las corrientes de aire, he nadado bajo el mar con peces descubriendo la ingravided y la diferente percepción que del mundo se tiene y de lo engañoso de nuestro sentidos, he dejado los talos, por las pupusas, el atlántico por el pacífico.... He viajado por la vieja Europa y la nueva américa, he subido un pico en el que se juntan tres países en vez de tres provincias, pero lo que no ha cambiado, lo que sigue estando son "mis gentes"

Y eso me alegra,
me alegra, que aunque el tiempo venga y vaya, que aunque "mis gentes" vengan y se vayan, en algún momento nos encontramos e hicimos un pedacito de camino juntos, y sobre todo, me alegro de que esos caminitos se crucen, se entrecrucen y se vuelvan a juntar...

Y me alegro de haber estado tan bien acompañada ese tiempo...
A quién lleva un año en mi vida, eskerrikasko hor egotiarren,
a los y las que lleváis más,
eskerrikasko be, se les quiere y extraña, y sobre todo se les agradece...


¿Qué sería de mi, sin ti, sin vosotras, sin mi?

Comentarios

Iñaki dijo…
Eskerrikasko zuri be hor zauzelako naiz ya urrun egon gertu zaoz eta.
Pitikipiripi dijo…
jajaja
"Urrun zaude eta gertu"
sentitzen zaitut nik
lagun gaur gauak esana dit, zergaitik,
irrifar batekin, ez zaude nirekin
lasai maitia ulertu:
zergaitik nik ere
ezin dudan bizi zu gabe, xuabe,
zurekin baino zu gabe!!(zu gabe!)
El problema de los que se van es que nunca se han ido del todo. El problema de irse es que nunca te llevas todo contigo.
Pitikipiripi dijo…
sabias palabras amigo situacionista...
son de cosecha propia o transgénicas?
Es fruto de la experiencia.
Pitikipiripi dijo…
Jodio con lo joven que eres y lo sabio que eres ya....
no va haber quien te aguante a los sesenta....

Entradas más populares de este blog

Porteando con la L

Pues, parece que se va acercando la primavera...y que la luna ya va menguando con la promesa de una nueva luna nueva, que nos dé energia, que nos ayude con nuestros nuevos propósitos y a salir de nuestra cueva....
Llevo un tiempo muy anciana, o muy necesitada de ella. El cuerpo me pide descanso, la mente me pide descanso y yo misma he aceptado que lo necesito. Así que este finde, relax total, sin planes, sin compromisos, sin nada....
Bueno, sin nada no... Hoy ha aparecido un nuevo "reto" en mi vida. Ya sabéis que desde que estaba embarazada de Croco, allá por el pleistoceno, me compré un fular, y que desde bien pequeñito busqué la forma de sentirlo cerquita, de llevarlo conmigo fuera y dentro de  mi corazón (me ha quedado un poco cursi, jijiji, pero es que a veces también soy así ;) ). Pero no ha sido hasta el embarazo de Ruru, que me he "anganchado" al mundo fularil. He descubierto tooodo un mundo más allá de las mochilas, la doble cruz envuelta, los rebozos impro…

Otra vuelta de espiral, otro vuelta de serpiente :)

Y casi casi ya terminan mis 33 años en la tierra. En un mes, será un añito más vieja, un añito más vivida.

Como en los últimos años me ha costado lo de hacer la valoración del año y fijar mis deseos/expectativas y anhelos para el que empieza, he pensado que este año, voy a tratar de dedicar estos últimos días a reflexionar sobre lo que este año me ha traido, que me llevo de él, que quiero dejar atras y que le pido al nuevo.
Ya sabéis que también estoy en fase de reivindicarme imperfecta, así que este "reto" no será más que un ejercicio. No voy a "obligarme" a que cuadre con el mes que queda, puede que sean menos o más las entradas, que todas vayan acompañadas de un post, o solo una actualización de FB, o una foto en IG o alo en todas. Me lo planteo, como algo sin forma, como lo que vaya surgiendo, pero aprovechando la recta final de esta espiral, para respirar, agradecer, soñar y disfrutar.



Mi nueva adicción :)

Pues, si, si algo me "seguis" por las redes sociales, habréis visto que tengo un nuevo vicio, una nueva "adicción" quizás la única que me hace salirme de mi espacio más austero y me convierte un poco más "normal"y "friki" a la vez.
Y si, son los fulares/rebozos o lo relacionado con el porteo.
Siendo un poco realista, no creo que este afán mio con los fulares o trozos de tela sea algo del todo nuevo, ya que mi "obsesión" por pañuelos, telas, rebozos o paliacates viene de antaño. No hay más que buscar por casa, el palestino que me trajeron de Palestina en los 90, el rebozo y paliacate mexicano de los 2000 o los paños africanos de la década de los 2010. De hecho, lo primero que compré, casi lo único que compré, para Kroko fue un fular elástico (morado, claro está)
Pero tengo que admitir, que desde que me quedé embarazada de Ruru, esto ha ido en aumento, y hará hace un año que compré dos fulares a una mama alemana. Desde entonces, han veni…